Los Concorde, ¿regresan?