La secuela de Constantine puede ser una realidad